MADRE MARÍA DE SAN JOSÉ, LA ELEGIDA DE DIOS

El Profesor Ángel Eduardo Tovar hace un recuento de la primera beata venezolana cuando arriba a sus 25 años de beatificación.

El próximo jueves 7 de mayo, se cumplirá el primer cuarto de siglo de la beatificación de la Madre María de San José, quien en el año de 1995, se convirtió en la primera venezolana en ser elevada a los altares, privilegio que también comparte con la Madre Candelaria de San José, fundadora de la congregación de las hermanas carmelitas de la Madre Candelaria, beatificada en el año 2008 y 10 años después, la Madre Carmen Rendiles, fundadora de la congregación de las Siervas de Jesús, alcanzó tal distinción.

Laura Evangelista Alvarado Cardozo, su nombre de pila, nació en la población de Choroní, estado Aragua, el 25 de abril de 1875, siendo sus padres Clemente Alvarado y Margarita Cardozo, iniciando sus estudios en su ciudad natal, para posteriormente mudarse con su familia a Maracay. Desde muy niña se dedicó al servicio de Dios, preparando a niños y jóvenes para recibir los sacramentos.  Luego en su juventud, se dedicó a atender como voluntaria a enfermos en hospitales, labor que realizó durante casi toda su vida.

En el lecho de muerte de su padre, Laura pide a Dios que reciba el sacramento de la unción de los enfermos y contrajera matrimonio con su madre Margarita, ya que ambos no estaban casados, petición que fue escuchada y su padre accedió a recibir estos sacramentos, como respuesta a esta gracia, prometió guardar ayuno perpetuo, alimentándose solamente con la hostia consagrada por 10 años, hasta que su director espiritual, el padre Vicente López Aveledo, le mitigara esa promesa y le ordena ingerir algún alimento, ya que su salud y su vida corrían serios peligros.

Junto a su director espiritual, el padre Vicente López Aveledo, y cuatro mujeres laicas, funda con la aprobación del Papa Pío X, la congregación de las hermanas agustinas recoletas del Corazón de Jesús, la cual se encargaría de ayudar a las niñas abandonadas y ancianos necesitados, siendo la Madre María la primera superiora general.            

Luego de sufrir una trombosis, la Madre María muere en olor de santidad el 2 de abril del año de 1967 a la edad de 91 años, en el asilo Inmaculada Concepción de la ciudad de Maracay, cumpliéndose así su petición. El proceso de su beatificación comenzó en el año de 1978, y en el año de 1982, ocurre el milagro que la lleva a los altares. La gracia de Dios por intercesión de la Madre María de San José la recibió la hna. Teresa Silva, a quien la Madre María vaticinó su curación, luego de sufrir de una penosa enfermedad durante varios años.

En el año de 1985 recibe el título de sierva de Dios, y el 7 de marzo del año de 1992, el papa San Juan Pablo II declaró la heroicidad de sus virtudes, con lo cual adquirió el título de Venerable, para luego emitir el decreto de beatificación el 23 de diciembre del año de 1993. El 19 de marzo del año de 1994, se procedió a la exhumación de sus restos mortales, en presencia de Mons. José Vicente Henríquez Andueza (+) Obispo de la Diócesis de Maracay, la hna. Ligia Díaz, el Pbro. Romualdo Hidalgo, postulador de la causa, el Vicario de los agustinos recoletos, el gobernador del estado Aragua para aquel entonces Carlos Tablante entre otras personalidades, y para sorpresa de propios y extraños, su cuerpo se hallaba intacto, con el atuendo religioso en perfectas condiciones y la cruz de madera junto al tallo del ramo de azucenas con las hojas aún verdosas.

En ese mismo año, es colocado su cuerpo en un sarcófago de cristal, para la veneración de sus hijas espirituales y fieles. El día de gloria llegó el domingo 7 de mayo del año de 1995, cuando el Papa San Juan Pablo II, la declaró beata, convirtiéndose así en la primera venezolana en ser elevada a los altares, ceremonia que se llevó a cabo en la Plaza de San Pedro en Roma. En su homilía, el Vicario de Cristo, destacó las virtudes de la nueva beata venezolana: “La Beata María de San José Alvarado Cardozo descubrió desde muy niña el amor a la Eucaristía, en la que encontró el distintivo carisma de su espiritualidad. Pasaba largas horas del día y de la noche delante de la sacristía. Durante toda su vida elaboró ​​con sus propias manos miles de formas para distribuirlas gratis a los sacerdotes. Este ejemplo es seguido aún por sus Hijas, que ofrece hoy las formas para esta Santa Misa”

Igualmente indicó que “Su amor ilimitado a Cristo Eucaristía la llevó a entregarse al servicio de los más necesitados, en quienes perdió a Jesús sufriente. Para ello fundó en Maracay la Congregación de Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, dedicada a la asistencia de los ancianos y de los niños huérfanos y abandonados. La caridad, la virtud en la que más se distinguió a la madre María de San José, la movió a repetir continuamente a sus Hijas: “Los desechados de todos son los nuestros; los que nadie quiere recibir, ésos son los nuestros» Su profunda piedad, anclada en la Eucaristía y en la oración, estaba enriquecida por una tierna devoción a la Virgen María, cuyo nombre toma ya quien emulaba diciendo: Desearía vivir y morir cantando el Magníficat”

Que Dios por intercesión de la Madre María de San José, proteja a todos los que recurren a su protección, y que sea la intercesora ante el Padre Celestial para lograr la pronta beatificación de Venerable Siervo de Dios José Gregorio Hernández, quien pedía con ferviente devoción a Dios Padre, para que el “médico de los pobres” fuera llevado a los altares, y cuyo evento está a la vuelta de la esquina, ya que el lunes 27 de abril del año en curso, la comisión de teólogos de la congregación para la causa de los santos, aprobara por unanimidad, el milagro de Dios atribuido a la intercesión del nativo de Isnotú, estado Trujillo, de la curación de una niña de 13 años en San Fernando de Apure, estado Apure, quien recibió un disparo en el cuello, que iba con su papá en una motocicleta que quisieron robársela. La niña quedó en condiciones muy graves, casi de muerte. Fue operada por los mismos médicos, quedando con un pronóstico muy reservado, habiendo perdido masa encefálica y varios huesos. Sin embargo, a los pocos días, cuando van a chequear, estaba totalmente sana como si no tuviera absolutamente nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dejamos el link de la Organización Mundial de la Salud (OMP) para visualizar las ultimas estadísticas referente a la pandemía  del coronavirus (COVID-19).

Recuerda la mejor prevención es quedarse en casa y si vas a salir por cualquier circunstancia no olvides de usar el tapabocas, guantes y guardar la debida distancia.

PULSE PARA VER EL MAPA INTERNACIONAL DEL COVID-19